Corazón Literario

NARRATIVA:

Hace unos cuantos años comencé a escribir mi primera novela y al poco tiempo, quizás en las diez primeras páginas, fue cuando me di cuenta de que quería dedicarme a ello de por vida. Así de simple, fue amor al primer contacto. Siempre he sido un poco cuentahistorias, he escrito millones de palabras y he creado mundos imaginarios en mi más profunda intimidad; pero supe (y sentí) que era novelista desde el principio y que aquello no se me iba a pasar, al igual que supe que esa primera novela que empecé con entusiasmo, no iba a ser la única. Pero antes de finalizarla me surgió la segunda, y ahí sigo, creando ambas a la vez con suma ilusión y paciencia. Estoy convencida de que no hay nada malo en dedicar el tiempo que sea necesario a dar forma a cualquier obra que surja del corazón, se tarde lo que se tarde. Un año, cinco, o toda la vida.

Otro género literario que me encanta es el relato, actualmente estoy trabajando en un libro que recopila los que he ido creando en los últimos meses con suma pasión. Dentro de poquito saldrá a la venta en Amazon mi primer libro de relatos cortos. 

POESÍA:

La poesía me hace vibrar. Me fascina la musicalidad que producen las palabras que juegan y se enlazan suave o tempestuosamente, que parecen cosas que no son y que sugieren un mundo y desvelan otro...

Salí del armario de las rimas y los versos, de la prosa poética y la verborrea insomne, con mi proyecto El Tren de la Musa. Jamás lo hubiera pensado, reconozco que siempre he ocultado mi amor por la poesía por diversos motivos. Y al poco tiempo de crearlo, me lancé en plan kamikaze con un servicio un tanto singular desde el blog: soy poeta por encargo. Me inventé una profesión asombrosa. Todavía estoy fascinada, esto me ha brindado la oportunidad de crecer en muchos sentidos. "Regala un Poema" me ha servido para conocerme mejor y también he contactado con personas increíbles de todos los rincones del planeta que me han aportado grandes cosas. Comencé con este servicio de una forma totalmente altruista y lo hice durante dos años. Luego acabé incluyéndolo en el blog de una manera profesional porque me di cuenta de que me gustaba demasiado, ya que a la par que gratificante, es muy divertido.

Además, es un proceso grandioso. Todo fluye poco a poco a través de unos cuantos emails. Las personas comparten conmigo su amor y admiración por sus seres queridos, desean de corazón llegar al de la otra persona pero no saben muy bien cómo expresarlo. Ahí entro yo, les ayudo a encontrar las palabras exactas, las justas y precisas para demostrar aquello que sienten y que tanto les cuesta compartir. No se puede pedir más, esto me llena de alegría y aún no me creo poder dedicarme a esta sublime y maravillosa ocupación

"La poesía se ha convertido en mi idioma"


Como no puedo parar quieta, siempre estoy embarcada en concursos de literatura (poemas, relatos, etc..). Empecé tras ganar uno de mi ciudad, a mis 42 años, porque me dije: ¿y si tuviera suerte? ¿por qué no intentarlo? Y ahí sigo, esparciendo alegremente mis semillas por el mundo después de aquella primera vez...

Desde El Tren de la Musa procuro mantenerme inspirada constantemente, compartir con todos mi pasión por las letras a través de mi poesía y mi prosa, así como ayudar en lo que pueda a otros escritores independientes como yo mediante mis servicios literarios, publicaciones y entrevistas... Aunque soy consciente de que hay mucho por hacer, muchas ideas que desarrollar y en mi caso además, dispongo de poco tiempo actualmente para todas las cosas que voy soñando hacer a diario, ¡y son muchas!


En Julio de 2018 publiqué mi primer libroLos Corazones Intrépidos, un poemario de rimas sencillas recogidas de mis años con el proyecto. Ha significado todo para mí ya que escribo desde niña y siempre he soñado con poder hacer esto. Siento un orgullo indescriptible, un goce que me desborda y que aún hoy, me acelera el pulso con tan solo pensarlo. Y es que... ¡está en mis manos! ¡y ya está disponible para todo el mundo! El increíble poder de internet lo ha hecho posible. Y la tecnología de la que siempre he huido me ha permitido conseguir mis propósitos y seguir soñando.

Si te apetece seguirme por las redes sociales, te dejo por aquí mis páginas de Instagram y Facebook.